Metal Cambra nació en 2008, tras la experiencia en diferentes agrupaciones de los miembros del grupo, con carácter instrumental y con vocación de transcender la sencilla etiqueta “rock celta” para fusionar el rock y el folk en todo su espectro, pero sin cerrarse a ninguna influencia musical. Para ello decidió contar con músicos de experiencia musical e influencias diversas, pero que compartían el mismo objetivo.



Después de tan solo tres meses de ensayos, el grupo autoeditó y distribuyó de forma gratuita su primera maqueta Metal Eire Overture para comprobar cuál era la recepción por parte del público, y funcionó tan bien que a finales del año 2009 Metal Cambra entraba en el estudio para grabar su primer álbum, Suite. Pronto quedó claro que Metal Cambra no era un violín solista acompañado por un grupo de rock, sino algo más intrincado y complejo y a la vez más contundente y compacto, una propuesta innovadora pero coherente. Tanto fue así que gracias a Suite Metal Cambra  fue seleccionado por el Injuve como finalista del concurso Creación Joven 2010 convocado por el Ministerio de Igualdad. Ese momento significó el salto del ámbito provincial al estatal, y en 2011 gracias al interés de la AECID y las embajadas de Dinamarca e Israel, salir por primera vez a dar conciertos fuera de España.



Desde entonces el grupo no ha dejado de crecer, editando nuevo material musical (Concertual, en 2011 y Veles e Vents, en 2014) y actuando en festivales como el FolkSegovia, el Festival Internacional de la Sierra (Badajoz), el Círculo de Bellas Artes durante la Noche en Blanco de 2010 (Madrid), el Folkomillas (Cantabria) el Poborina Folk (Teruel) o el Festival Intercéltico de Lausanne (Suiza), por citar algunos de los más prestigiosos.



El último trabajo de estudio es Veles e Vents (2014), quizá el disco con mayor influencia  folk de Metal Cambra, que es un viaje por las tradiciones musicales de la Europa Atlántica y diferentes regiones mediterráneas, desde un tratamiento propio del rock.



En 2015 Metal Cambra participa en el Teatro Principal de Castellón, con lleno de butacas, en la celebración anual de la música tradicional y actualmente trabaja en la composición de nuevo material discográfico basado en las músicas olvidadas del País Valencià, incorporando en el proyecto las nuevas perspectivas que aportan la voz y la danza.